Una práctica común en los barrios de Medellín se estaría aplicando en las zonas rurales del departamento, pues la organización de derechos humanos Nodo Antioquia denunció que los grupos armados ilegales han trazado fronteras invisibles en las regiones del Norte y Bajo Cauca.

Según las versiones que ha recopilado esta entidad no gubernamental, integrantes del Clan del Golfo y Los Caparrapos amenazan de muerte a los campesinos si se atreven a cruzar, por ejemplo, entre Cáceres, Tarazá y el corregimiento El Aro, en Ituango.

El coordinador de Nodo Antioquia, Óscar Yesid Zapata, sostuvo que un gran número de homicidios en esas zonas es por pasarse esos límites, donde los grupos armados se disputan los cultivos ilícitos.

"Hemos logrado determinar fronteras invisibles  Tarazá y Cáceres, en sectores como El 12, El 5,caminos y de El Aro a Tarazá. Esto obedece al fuerte control de los grupos paramilitares con las personas", dijo Óscar Yesid Zapata.

De acuerdo con la organización social, esas fronteras invisibles y los hostigamientos son responsables de confinamientos de los pobladores y de los continuos desplazamientos masivos en el municipio de Cáceres, donde volvieron a abandonar sus hogares las familias que hace menos de una semana habían retornado.

Por eso Zapata cuestiona que aún no se garantice la seguridad en la zona, a pesar de que se desplegaron más de mil hombres del Ejército.

Fuente: http://bit.ly/2HDTY2b

BajoCauca.com ©