Bomberos y miembros del Departamento Administrativo de Gestión del Riesgo de Antioquia adelantaron durante horas las labores de control de tres incendios forestales de grandes proporciones, que consumieron decenas de hectáreas del departamento.

El primero de ellos ocurrió en el sector San Miguel, del municipio de Sonsón, donde las conflagraciones son recurrentes por esta temporada seca, lo que obligó a sumarse a la Fuerza Aérea para apagar las llamas.

Un segundo incendio forestal sucedió en el municipio de Olaya, en el Occidente de Antioquia, que arrasó con quince hectáreas. Así mismo, las altas temperaturas causaron una conflagración en la cobertura vegetal de Urrao, en el Suroeste antioqueño.

De acuerdo con el capitán René Bolívar, coordinador del Área de Manejo de Emergencias del Dapard, hay alerta en varias zonas del departamento porque es temporada seca crea condiciones para los incendios forestales. 

“Hay que tener en cuenta que estamos en tiempo de menos lluvias y como se presentan altas temperaturas en algunos municipios, se está generando incendios de cobertura vegetal", agregó el funcionario.

El capitán Bolívar invitó, por eso, "a toda la comunidad y los Consejos Municipales  de Gestión del Riesgo para que activen sus propios planes de emergencia y a fortalecer a los cuerpos de bomberos”.

Por ahora, las autoridades de cada municipio tratan de establecer la totalidad de las pérdidas y afectaciones a sus territorios.

Alertas por lluvias

Según el Departamento Administrativo de Gestión del Riesgo y el Ideam, hay otras regiones donde persisten las lluvias, por lo que hay alerta en 57 municipios antioqueños.

Las dos entidades recomiendan es estar atentos a los niveles de los ríos del Urabá, el Bajo Cauca yel  Magdalena Medio, para evitar que los desbordamientos causen inundaciones en los municipios.

Además, hay riesgo medio por probabilidad de deslizamientos en zonas inestables  del Norte, Occidente, Oriente y Suroeste de Antioquia.

Fuente: http://bit.ly/2KPxQTY

BajoCauca.com ©